Una “escuela de liderazgo” para garantizar el profesionalismo médico

Son muchas las áreas de mejora y de desarrollo de la Atención Primaria de Salud (APS) en el futuro inmediato. Estamos ante una situación sociopolítica tan crucial y determinante como la vivida hace 30 años en la reforma política española, por ello debemos tener la misma generosidad de miras y la misma valentía y creatividad para reorientar el modelo sanitario de nuestro país hacia una APS consolidada, flexible, resolutiva y motor del SNS.

En esta situación, igual que lo sucedido en épocas pasadas, la intervención de los profesionales es crucial. Se necesita una reactivación del profesionalismo médico, para recuperar el liderazgo no sólo clínico, sino organizativo y estructural. No podemos cometer el gran error de la pasividad, la desidia y la desmotivación. Con ello solo conseguiríamos que las reformas que emprendan los poderes públicos, se realizaran a espaldas de los profesionales, auténticos motores del cambio.

La paradoja de esta situación es que el modelo funcionarial establecido ha esquilmado y secado la cantera de líderes profesionales y por otro lado, los existentes son individuos de gran valía, que han dado lo mejor de sí mismos al sistema y a sus pacientes, necesitando un relevo generacional. Por ello resulta crucial la creación de una escuela de liderazgo, para facilitar la reforma y regeneración democrática de las instituciones sanitarias y ceder el testigo a las generaciones que nos suceden.

Entre todos debemos atisbar el horizonte del cambio, concienciar y concienciarnos de que, aunque queda mucho por hacer, debemos trabajar en ello. La medicina familiar y comunitaria es una especialidad joven, enmarcada en un sector antiguo (la APS), y es ahora cuando más se necesita el impulso del trabajo bien hecho. Nada más lejos del objetivo de este proyecto de escuela de líderes que desechar lo construido hasta ahora, o reflexionar que tiempos antiguos fueron mejores, pero tampoco concluir de la misma manera que todo lo actual es lo mejor.

Los médicos siempre nos hemos caracterizado por nuestro espíritu de servicio a la ciudadanía, nuestra capacidad para el cambio, la adaptación, la comunicación y esa combinación alquímica de científico y humanista, que nos hace ser peculiares en nuestras formas y modos. La reactualización del Juramento Hipocrático está por realizarse, y como afirmaba Maimónedes hace más de ocho siglos, “la medicina es ciencia, es arte y ante todo, compromiso personal”. Nos queda a los médicos de familia españoles demostrar a los ciudadanos y a nosotros mismos, que somos médicos buenos y buenos médicos, con ciencia, con arte, con aptitudes personales y, sobretodo, dignos de nuestra profesión.

Escribe y pulsa Enter para buscar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies